Reputación Online

Internet funciona las 24h del día durante los 365 días del año. Durante todo ese tiempo se vuelcan en la red multitud de informaciones, comunicados y/o opiniones…. De este incesante río de información Google y los demás buscadores extraen informaciones u opiniones sobre personas, empresas, marcas, productos o servicios que incluyen en sus bases de datos.

El conocimiento, seguimiento y “control” de toda la información que afecta a su persona, empresa o marca forma parte de lo que se llama en inglés “Online Reputation Management”, o Gestión de Reputación Online.

La Reputación Online es el reflejo del prestigio de una persona, empresa o marca en Internet, creada no solo por la misma, sino también por el resto de personas que intercambian información y opiniones sobre ella en Internet a través de foros, blogs o redes sociales.

La Gestión de la Reputación Online va desde la recopilación de toda la información relacionada, pasando por su seguimiento, con criterio de si afecta o no negativamente a la “reputación” e “imagen” de la persona, empresa o marca, pero además, de su gestión o “control”, es decir, de influir sobre dichos contenidos que perjudican a nuestra marca.

Hoy día disponer de una buena reputación en internet no es una opción, es una obligación.

Si buscas un servicio profesional que cuide y mejore tu reputación online para hacer crecer tu negocio, estás en el lugar adecuado.

Monitorización de la reputación online

Realizamos una recopilación y análisis de toda la información disponible en Internet sobre una persona, empresa o marca. Tanto lo que dice la persona, marca o empresa como lo que dicen los demás, ya que la reputación es un agregado de toda esas información y opiniones.

En este análisis valoramos si las menciones son positivas o negativas, analizándose especialmente las informaciones u opiniones negativas. Todos los mensajes negativos son priorizados y contrastada su veracidad, realizándose después un seguimiento y “control”.

En la monitorización de la reputación online también estudiamos la visibilidad (cuántas veces aparece la persona, empresa o marca en Internet), ya que la reputación online es el producto de la visibilidad y la carga de valor de esas menciones.

Creación de una reputación online positiva

Partiendo de la información disponible, tomamos la iniciativa y vamos creando una reputación online positiva mediante el uso de blogs, perfiles profesionales, redes sociales y microblogging: Generamos contenido interesante y se lo hacemos llegar a las personas a las que les interese.

La creación de una reputación online positiva va unida a una revisión a fondo del contenido de la página web. Debe ofrecer un valor añadido y ayudar a encontrar fácilmente la toda la información relevante para los internautas; esto lo conseguimos mediante la inclusión de blogs, vídeos y posicionamiento.

Lo más importante en la reputación online es trabajar de forma preventiva y dedicar mucho tiempo a la creación de una reputación online positiva.

Trabajo sobre los mensajes negativos

El trabajo sobre los mensajes negativos o la gestión de reputación online no estará entre nuestras prioridades si los dos primeros puntos se han realizado correctamente.

No obstante siempre puede haber una crisis de reputación, cuando al buscar su nombre, empresa o marca en Internet aparezcan resultados poco favorables (por ejemplo: entradas en TrabajoBasura.info, quejas, reclamaciones, competencia directa, etc.) a los cuales hay que hacer frente de inmediato.

Trabajamos sobre los mensajes negativos, de tal forma que o bien desaparezcan de la red o bien queden relegados en posiciones irrelevantes en los buscadores. La gestión de reputación online es una mezcla de trabajo de relaciones públicas, comunicación y posicionamiento.

Grandes ideas…para Grandes empresas

Algunas de las ventajas de tener una web son estas:

  1. Mayor visibilidad del negocio.
  2. Accesible las 24 horas de día.
  3. Posibilidad de llegar a nuevos mercados y expandirse.
  4. Escaparate para tener visibles permanentemente los productos y servicios.
  5. Vender online.
  6. Fortalecer la imagen corporativa.
  7. Captar nuevos clientes a los que de otro modo nunca se llegaría.
  8. Inversión mínima y fácil mantenimiento.
  9. Mayor conocimiento del cliente, ya que en el entorno web se puede medir todo (visitas, gustos del cliente, clics, etc.).
  10. Oportunidad de competir con los grandes.